martes, 1 de julio de 2008

EXILIADO

Exiliado con síndrome de Diógenes,

sin tiempo de deshacer las maletas,

arrastro mis pesados recuerdos

de estación en estación,

de aeropuerto en aeropuerto;

por las aceras de cada ciudad

en la que desembarco

como el vagabundo que atesora

todas sus pertenencias

incapaz de apartarse de ellas

ni un sólo instante

por temor a que le desaparezcan

y no poder demostrar

haber estado allí,


ni haber existido

2 comentarios:

Anónimo dijo...

escribes a machetazo limpio, sin florituras ni florilogios, pero manejas además la puntilla con la que limpiamente te recreas separando la víscera del hueso. Poemas en canal, y hago caso a el "destripador" que llevo dentro y digo: mmm! me gusta!!

oscar dijo...

GRACIAS ANONIMO
gracias por degustar mis entrañas y me alegro que te gusten