miércoles, 15 de octubre de 2008



No fue cómo sortear la presencia de un recuerdo
en algo que dejaste olvidado en el fondo de un cajón,
ni el tiempo que pase sentado preguntándome
que debía de hacer con aquello.
Tampoco cómo aprendí a medir las distancias
que puede llegar a alcanzar la soledad
en la inmensidad de nuestra cama,
que como un negro océano
cada noche entre sus frías sabanas
me engullía como a un naufrago.


La misma soledad que persigue al perro abandonado
en oscuras madrugadas
al recorrer y al cruzar apresurado
las calles aun mojadas;
esquivo a que nadie se le acerque o lo reconozca,
con la impresión de venir de ningún sitio
y sin el deseo de querer ir a ninguna parte;
con esa mirada clavada en sus ojos
de quien contempla pasar el olvido
desde la ventanilla de un tren
detenido en vía muerta.


No. No fue lo mucho que he tardado en darme cuenta
de todo el daño que me hacías,
asomado aun con cara de incredulidad
al abismo que de pronto abriste bajo mis pies;
ni como para intentar olvidar me vacíe con empeño
deshaciéndome en cosas inútiles;
ni como cada vez que hago repaso,
como echando cuentas,
me pierdo siempre con los detalles
o tengo la impresión de que me dejo algo;
y si no te recuerdo tus promesas
que con las mías y tus mentiras
seguro habrás olvidado.
como a los inertes cadáveres de unos extraños
sentados a la mesa de la cocina.



Tampoco cómo llegué a la conclusión
de que nuestro amor, como en un burdel,
creció a la sombra del adiós y del olvido
que preceden al amante
ya desde antes de conocerlo
y de despedirlo en la puerta con prisas y sin un beso.
No no. Lo malo, lo que no soporto,
lo que me es imposible superar,
es la presencia de esa sensación
que, como un borracho pesado
que asegura conocerme
y del que no me consigo desembarazar
porque obstinado insiste en acompañarme,
me ofende y me insulta
siempre que oigo que alguna vez me quisiste.

7 comentarios:

Monica Suhurt dijo...

Poeta, un placer leer estas letras, donde el dolor y la soledad por un amor, desgarra el corazón
Un abrazo, Monica

iben xabier dijo...

Me ha gustado mucho leerte,Oscar. Una gran historia de altos y bajos. APLAUSOS

Anónimo dijo...

Unos versos muy duros para una desilusión que reflejas maravillosamente entregándonos este poema lleno de imágenes que llegan a calar profundamente.

Excepcional poema Oscaralberdi.

Mi abrazo siempre.........

Elisa Berna dijo...

Hola Óscar, un poema bien estructurado, con el recuerdo acechando y bombardeando la conciencia, un mal sueño rondando, una herida sin cerrar. Buenas comparaciones. Un saludico

Martina Hermoso dijo...

Magnífica poesía!!!!!!!!! Me ha encantado, qué digo!! me ha enamorado!! De verdad, según la leía la emoción iba in crescendo... los sentimientos que transmites me son familiares, y encuentro fantásticos tus versos. Felicidades.
Un abrazo

Maria Descalza dijo...

Me he metido dentro del poema Oscar no sé si para bien pero lo que está claro es que lo has reflejado estupendamente, me he caído dentro y lo he sentido. Me ha encantado.

Un abrazo.

Marian Ramentol dijo...

Ese pasado insensato que se empeña en decirnos quien somos y le que es peor aún cómo somos.

Un abrazo
Marian