martes, 28 de julio de 2009

hablo de un tiempo


foto de barret


Hablo de un tiempo en que las ventanas
miraban con hambre a la calle.
Eran días azules y una calle como un universo lleno de posibilidades
en la que únicamente dejábamos de jugar en su mitad
al balón cuando aparecía algún coche.
Niños sudorosos con mocos secos y rodillas empostilladas.
Niños que te miraban atraves de una sonrisa a los ojos.

Hoy las ventanas no miran hacia ninguna parte.
Tras sus cortinas frías luces amarillas
permanecen encendidas sin alumbrar a nadie
como los televisores continuamente enchufados
ante los que sus habitantes pasan sin detenerse,
creando sombras opacas de una vida extrañamente privada
sobre las paredes de donde cuelgan retratos de su felicidad fotografiada.
En la calle es imposible encontrar donde aparcar
y que se pueda dejar que los niños jueguen solos
porque ahí fuera habitan hombres elefantes con zarpas de rata.
Hoy los niños desde sus habitaciones mandan mensajes
atraves de sus móviles con el ansia del que espera que le respondan.

2 comentarios:

sedemiuqse dijo...

cierto hoy no miran a nadie las ventanas
Me ha gustado mucho.
besos y amor
je

★. pacokafka dijo...

Buena descripción. Da escalofríos, pero no engañas a nadie.

Y dentro de 25 ó 50 años?